La villa Imperial

Tinku
Jalkas
Volver a danzas
Volver a pagina de Potosí
Volver a pagina principal
Potosí, conocida también como la villa imperial, adquiere este nombre ya que en la época de la colonia fue una de las ciudades principales del mundo debido a su enorme riqueza mineral especialemente del cerro "Inti Orko".

Según los historiadores, con todo el oro y plata de este cerro se ubiera podido contruir un puente entre Bolivia y España, como también se hace la comparación de que con los huesos de los héroes que lucharon por la independencia de Bolivia se ubiera contruido el puente de regreso de España a Bolivia.

Por su ubicación topográfica, Potosí como departamento es uno de los destinos favoritos de turistas, los cuales quedan maravillados por sus atractivos turísticos que ofrece este departamento, desde el salar mas grande del Mundo, "Uyuni" hasta sus lagunas mas enigmáticas donde se guardan las especies mas exóticas de flamencos y otras aves.

Viajar a Potosí es un sueño, rodeado de un desierto salino interminable, se puede llegar a los hoteles contruidos en sal, donde los mínimos detalles no escapan de la imaginación de los artesanos que utilizan la sal y el litio para sus creaciones.

Tinku

Es una de las danzas mejor elaboradas del folklor nacional, debido a su rudeza en la interpretación de dicho baile. El tinku sale de los pueblos potosinos para adentrarse en las majestousas entradas de los diferentes departamentos.

Las mujeres llevan puesto un vestido con el que cubren la mayor parte de su cuerpo, acompañado de chalinas y fajas por todos lados, un rebozo y un sombrero de obeja adornado con plumas multicolores y acompañado de un velo de cintas que cubren el rostro de la bailarina.

El varón lleva puesto un llucho típico de los andes, una montera hecha exclusivamente para esta danza del cuero de la vaca o de obeja que alcanza una dureza increible despues de pasar por un exaustivo proceso de elaboración; una camisa, una chaqueta bordada de manera muy colorida, un pantalón, fajas multicolores chalinas, y abarcas.

A simple vista parece una danza muy pesada, pero en realidad es muy alegre y agil, solo la ropa es muy abrigada por el mismo clima de la región que en muchos casos baja de temperaturas llegando a los - 20 grados.

El tinku muestra la rivalidad entre pueblos indígenas, y por lo cual la peléa entre los hombres que en muchos casos inmiscuye a las mujeres es impresindible para la interpretación coreográfica.

En las poblaciones donde se origina este baile, es impresindible la muerte de uno de sus miembros, mas que todo para demostrar la grandeza de su pueblo y ofreciendo al difunto, en sacrificio para que la tierra de nuevos frutos.

Volver al Indice






Jalkas



Al otro lado de Potosí se desarrolla una historia completamente diferente a la de los Tinkus:

Es el caso de los jalkas, una danza la cual muestra la alegría de la gente del campo en sus labores agrícolas donde el hombre cava la tierra mientras la mujer le ayuda con la siembra de las semillas que pronto darán frutos y es por los cual se baila esta danza, para que la cosecha sea de gran provecho para la población.

Como la mujer y el hombre trabajan juntos, surgen entre ellos un amor muy puro y verdadero, unido por la colaboración y el respeto que se tienen dedican su baile, asu uníon fraternal.

Las mujeres llevan el mismo vestido de los tinkus con algunas variaciones en los colores los cuales tienen que ser oscuros para que no se ensucien con el trabajo agrícola, trenzadas cada una de una manera muy particular, y coronadas con un sombrero que les cubre del sol en esos días de trabajo al rigor del mismo.




Los varones, por su parte, llevan en su vestimenta el color blanco que muestra la pureza de su conciencia, acombañado de una faja y un atado que cuelga de su espalda, un sombrero y abarcas.

Volver al Indice